Saltar al contenido

Blogiarenillas

El blog del Colegio Gloria Arenillas

EN 4º HEMOS HEMO UNA RECOPILACIÓN CON LOS ROMANCES QUE MÁS NOS HAN GUSTADO, ESPERAMOS DISFRUTÉIS LEYÉNDOLOS.

LOS REYES DE LA BARAJA

Si tu madre quiere un rey

La baraja tiene cuatro:

Rey de oros, rey de copas,

Rey de espadas, rey de bastos.

Corre que te pillo

Corre que te agarro

Mira que te lleno

La cara de baro.

Del olivo

me retiro,

del esparto

me aparto,

del sarmiento

me arrepiento

de haberte querido tanto

La luna vino a la fragua                              En el aire conmovido

Con su polisón de madera.              mueve la luna sus brazos

El niño la mira.                                             y  enseña, lúbrica y pura,

El niño la está mirando.                       Sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.                                  Niño déjame que baile.

Si vinieran los gitanos,                                Cuando vengan los gitanos

Harían tu corazón                                       te encontraran en el yunque

Collares y anillos blancos.                          con los ojillos cerrados.

ROMANCE

Mientras el caballo bebe

Canta un maravilloso cantar

Las aves se paraban a escuchar.

Bebe, caballo bebe,

Que dios te me libre del mal

Del aire oscuro

Y de los horrores del mar.

Que por mayo era, por mayo,

cuando hace el calor,

cuando los trigos se encañan

y están los campos en flor,

cuando canta la calandria

y  responde el ruiseñor,

cuando los enamorados

cuando van a servir al amor;

sino yo, triste, cuitado,

que vivo en esta prisión;

que ni sé, cuándo es de día

ni cuándo las noches son,

sino por una avecilla

que me cantaba el albor.

Matómela un ballestero;

déle Dios mal galardón.

La doncella guerrera

En Sevilla un sevillano siete hija le dios;

Todas siete fueron hembras y ninguno fue varón.

A la más chiquita de ellas le llevo a la inclinación

de ir a la guerra vestida de varón.

Al montar en el caballo la espada se le cayó por decir

Maldita sea, dijo: malita sea yo.

El rey que lo estaba oyendo de amores se cautivo:

-Madre, los  ojos de Marcos son de hembra y no de varón.

-Convídala tú, hijo mío,  a los ríos a nadar  que

Si  ella fuera hembra no se querrá desnudar

Toditos los caballeros se empezaron a desnudar

Y el caballero Don Marcos se ha retirado a llorar.

-¿ Porque  lloras Don Marcos?- porque debo llorar

Por un falso testimonio  que  me quiere levantar

-No llores alma querida, no llores mi corazón

Que eso que tu tanto sientes  es lo que deseo yo.

En los Montes de la Oliva

Que reina la Morería,

Hay una mora lavando,

Tendida en las alerías.

Ha pasado un caballero

Bien oiréis lo que decía:

-Apártate mora guapa,

apártate mora linda,

que va a beber mi caballo

agua clara y cristalina.

-No soy mora caballero,

que soy cristiana cautiva.

Me cautivaron los moros

El día de Pascua Florida.

-¿Te quieres venir conmigo

a los Montes de la Oliva?

El romance del amor nuevo:

Él llegaba del fracaso,

de ver apagar la estrella,

que iluminaba sus pasos…

Ella está en el camino,

con un adiós en la mano.

Romance de Isabel

En Madrid hay un palacio que le  llama  oropel

Y en él vive una señora que la llama Isabel

No la quieren dar sus padres a ningún conde o marqués

Por más dinero que cuentes tres contadores al mes.

Una noche muy oscura, al juego del alfiler

La  ha ganado un bello mozo, bello mozo aragonés.

Para casarse con ella mató a sus hermanos tres

Mató a su padre y a su madre y luego con ella fue.

En el medio del camino llora la niña Isabel

-¿Porque lloras niña mía, porque lloras Isabel?

Si lloras por tus hermanos, por tus hermanitos tres

A tu padre y a tu madre también muertos les deje.

No lloro por mis hermanos mis hermanitos tres,

Que lloro por el puñal de oro que quiero que me les des.

Dime para que le quieres dime como y para que.

Para que vengo  muerta de sed.

Se lo ha dado de derecho lo ha cogido del revés

Si tu mataste a mis padres  yo también te matare.

ROMANCE DEL PRISIONERO

Que por mayo era por mayo,

Que por mayo era por mayo,

Cuando hace el calor,

Cuando los trigos encañan

Y están los campos en flor

Cuando canta la calandria

Y responde el ruiseñor

Cuando los enamorados

Van a servir al amor;

Sino yo triste cuitado,

Que vivo en esta prision,

Que ni se cuand es de dia

Ni cuando las noches son,

Sino por una avecilla

Que me cantaba al albor.

Matomela un ballestero;

Dele dios mal galardón.

La Luna llena y el Sol

se pusieron a jugar,

y al escondite jugaban

una tarde frente al mar.

El niño de ojos de cielo

quiso con ellos jugar;

fue a decírselo a la Luna,

escondida en el pinar.

Corre el niño hacia la Luna,

la Luna corriendo va,

y sólo se detenía,

cuando el niño, a descansar

- Espérame, Luna boba,

que no quiero hacerte mal.

Pero si el niño corría,

la Luna corría más.

Frente a un pozo se detiene

y, asomándose al brocal,

en el agua ve a la Luna,

que muy quietecita está.

-Esta vez, ¡oh, Luna mala!

no te podrás escapar.

El niño, para guardarla,

la tapa pone al brocal.

En esto, la madre inquieta

al hijo viene a buscar …

En sus sueños vio a la Luna

toda la noche llorar.

Por la mañana temprano,

a la Luna fue a soltar,

pero en las aguas dormidas

la Luna no estaba ya.

- La luna se ahogó en el pozo;

yo fui el culpable, mamá.

Y su mamá le consuela

cuando al niño ve llorar.

La mañana de San Juan

Tres horas antes el día

Salime yo a pasear

Por una huerta florida.

En medio de aquella huerta

Un alto ciprés había,

El tronco tenía de oro

Las ramas de plata fina.

A la sombra del ciprés

Vide sentada una niña,

Mata de pelo tenía

Que todo el prado cubría

Con peine de oro en la mano

Lo peinaba y lo tejía,

Luego que lo hubo peinado

La niña se adormecía.

Ha bajado un ruiseñor

Con alegre cantoría

Y parado se ha en el pecho

De la niña adormecida.

(Anónimo)

Luis de Góngora

Entre los sueltos caballos

de los vecinos Cenetes,

que por el campo buscaban

entre la sangre lo verde,

aquél español de Orán

un suelto caballo prende,

por sus relinchos lozano

y por sus carnejas fuerte,

para que le lleve a él

y un moro cultive lleve,

un moro que a cultivado,

capitán de cien jinetes.

En el ligero caballo

Suben ambos, y él parece,

de cuatro espuelas herido,

que cuatro alas lo mueven…

Madrugaba el conde Olinos

Mañanita de San Juan,

a dar agua a su caballo

a las orillas del mar.

Mientras el caballo bebe

Se oye un hermoso cantar,

Las aves que iban volando

Se paraban a escuchar.

Desde la torre más alta

La reina le oyó cantar,

-Mira, hija, cómo  canta

Una sirena del mar.

-No es la sirenita madre

Que esa tiene otro cantar,

Es la voz del conde Olinos

Que  por mí penando está.

-Si es la voz del conde Olinos

Yo le mandaré matar,

Que para casar contigo

Le falta sangre real.

No le mande matar madre,

No le mande usted matar,

Que si mata al conde Olinos

A mí la muerte me da.

Guardias mandaba la reina

Al conde Olinos buscar,

Que le maten a lanzadas

Y echen su cuerpo a la mar.

La infantita ,con gran pena,

No cesaba de llorar.

El murió a la medianoche,

ella, a los gallos cantar.

dic

mp

Page_1

ROSANA-_EN_NAVIDAD

rosanakaraokfaCaptura